El pantalán 3 del Real Club Náutico de Dénia presentaba daños estructurales debido al paso de los años. El equipo de PORTDOCK BALEAR junto con ROUTE PONT SL realizó la demolición y sustitución de dos pilas alveolares que formaban la parte final del pantalán, además de un recrecido lateral de toda la longitud del mismo, sustituyendo cableado eléctrico, conducciones de agua y torretas de servicios. Además, se ha renovado todo el sistema de cadenas madre e hijas para garantizar un amarre seguro de las embarcaciones.
El muelle de Sant Magí recibe los vertidos del Torrent de Sa Riera, lo que provoca que el calado vaya reduciéndose paulatinamente hasta llegar a hacer imposible la navegación incluso de pequeñas embarcaciones. Las características de la draga-gánguil GRANOLLERS UNO, con su escaso calado, permiten la retirada de miles de metros cúbicos de lodos, que son vertidos a tierra para su traslado a vertedero autorizado, consiguiendo así recuperar una dársena navegable de forma segura.
PORTDOCK BALEAR SL cuenta con amplia experiencia en el mantenimiento de las defensas para grandes buques en el puerto de Palma de Mallorca, realizando trabajos de pintura, sustitución de cadenas y grilletes, sustitución de elementos en mal estado, etc.
La creciente demanda de amarres para pequeñas embarcaciones llevó a la Autoridad Portuaria de Baleares a licitar la instalación de un pantalán flotante en el Muelle de Sant Magí del puerto de Palma de Mallorca. PORTDOCK BALEAR realizó los trabajos de montaje de siete módulos de 12 metros de  longitud, formando un pantalán con 84 metros de longitud total.
El Ayuntamiento de Jávea, Alicante, confía en la experiencia y conocimientos de los trabajadores de PORTDOCK BALEAR SL, junto con ROUTE PONT SL para la instalación del balizamiento de sus playas. Este va desde mayo hasta noviembre y comprende anclajes ecológicos, taladros en roca para taco químico, lastres de hormigón de diferentes tamaños, boyas de fondeo en calas y lugares protegidos para evitar daños en los fondos, canales de acceso a varaderos y playas, etc, además de plataformas flotantes de módulos que permiten a los bañistas una zona de juegos segura a pocos metros de la orilla de la playa.
Los muelles de Navantia en Ferrol cuentan con hasta 100 años de antigüedad. El paso del tiempo provocó desplazamientos entre algunos bloques, fisuras y grietas que han sido reparadas con inyección de hormigón. Un equipo formado por 12 buceadores se encargó de taladrar los bloques de granito para preparar un encofrado que permitiese el relleno de los daños.